El problema de la gestión cultural

Suena a un trabajo soñado: estar cerca al arte y a la cultura, a los escenarios, al público, al patrimonio, quizá en alguna gira o de viaje constantemente. Pero, desde adentro, la realidad no es tan rosa. ¿Por qué dedicarse a la gestión cultural es un salto de fe?
Cristhian Rojas

Cristhian Rojas

Máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid (España) y comunicador por la Universidad de Piura (Perú). Creo que el arte y la cultura son un motor para reflexionar sobre el sentido de nuestra vida y mejorar como personas. Es por ello que comparto contenido para mejorar tu trabajo en el sector cultural.

Te respondo desde ahora (por si van apurados): el problema de la gestión cultural es su poca profesionalización. No hay gente preparada, punto y se acabó. Cierra el quiosco, que nos vamos.

Al ser la cultura una «materia» tan de todos, parece que todos fuésemos capaz de gestionarla, pero lo cierto es que requiere de personas con una formación específica. Y aquí un adicional: que seas un gran artista no significa que seas un buen gestor. Es por ello que, por ejemplo, muchas productoras de teatro, aún siendo muy buenas, no logran llenar sus salas.

«…que seas un gran artista no significa que seas un buen gestor».

Por supuesto, no estoy hablando de grandes instituciones o centros culturales, sino de medianos o pequeños, o incluso de emprendimientos. Me dirijo, sobre todo, a aquellos que se dedican a difundir el arte por iniciativa propia, en un espacio que quizá alquilan a costa de un porcentaje importante de sus ingresos. Digamos, a ellos a los que, en este fervor capitalista, llamaríamos «locos».

Ya seas un artista o quizá un empresario que tiene un corazón que late por el arte y la cultura, esa pasión se hundirá como Jack en el océano (Rose, cabía uno más) si es que no se acepta que hay ciertas aptitudes que se necesitan desarrollar. Menciono algunas: comunicación, diseño, administración, derecho, historia, tecnología y hasta marketing (estoy deseando escribir algo acerca de la aversión que se le tiene a esta disciplina en el sector cultural).

Entonces, retomando, dedicarse a la gestión cultural puede ser un salto de fe, quizá te avientes y, si no estás preparado, te puedes estrellar. Pero, con algo de preparación, es posible que saltes, e incluso hagas de esas figuras de 10 puntos, y encuentres la piscina llena, y aplausos. Es cuestión de formarse. Te advierto que el camino no es fácil. La pregunta ahora es: ¿quieres dar ese salto preparado y reducir el riesgo de estrellarte o aún no piensas tomártelo en serio?


Si quieres dar ese salto con preparación, puedes empezar aquí. Suscríbete y te enviaré contenido para mejorar tu trabajo en el sector cultural.

Más posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustó lo que has leído?

Puedes suscribirte para recibir contenido directamente en tu bandeja de correo.

*Importante: Al dar clic en en el botón, estás aceptando nuestra política de privacidad de datos.

¿Te han dicho que eres lo maximo? ¡Pues lo eres!

Puedes seguir nuestros contenidos en redes sociales:

Share via
Copy link
Powered by Social Snap